VIVIENDAS DE HORMIGÓN ARMADO IN-SITU
 

Todo el mundo quiere una vivienda que dure toda la vida, que esté aislada térmicamente, que sea resistente y que tenga un buen diseño. Y además, que se le entregue a tiempo y sin problemas. ¿Están pidiendo demasiado? No, si se trata de viviendas de hormigón armado in-situ.

El tiempo es el mejor juez en materia de calidad de cualquier material de construcción. ¿Es lo suficientemente resistente? ¿Durante cuánto tiempo conservará su buen aspecto? ¿Cómo se comporta en condiciones adversas? Nosotros construimos con hormigón armado in-situ, el material más fuerte y resistente del sector de la construcción.

El uso del hormigón en la construcción se remonta a la época de los egipcios y los romanos, pero no ha sido hasta el siglo XX cuando ha resurgido gracias a los avances técnicos en su fabricación y en la tecnología de encofrado, convirtiéndose así en el principal material utilizado en la construcción residencial y comercial en todo el mundo.

Proceso de construcción:

1. Encofrado
Después de preparar el forjado de la vivienda, se realiza el encofrado de los cerramientos exteriores, la tabiquería interior y el forjado superior. Dentro de los encofrados se aloja el refuerzo de armadura, el aislamiento si es necesario y la preinstalación de electricidad y fontanería.

2. Vertido de hormigón
El hormigón es vertido en los muros y en el forjado al mismo tiempo, de manera que la vivienda forma una pieza monolítica que garantiza el aislamiento térmico y acústico.

3. Desencofrado
Los muros y el forjado son desencofrados dejando los perfiles de los forjados apuntalados durante 28 días o más dependiendo de la altura de la edificación.

4. Acabados
La terminación de la vivienda puede realizarse en cualquier acabado deseado… con yeso en el interior, pintada directamente sobre el hormigón, con monocapa en el exterior, piedra, etc.

 
  • Spanish version
  • English version
  • Francés version