VIVIENDAS DE HORMIGÓN ARMADO IN-SITU
 

Las viviendas de hormigón armado in-situ son mucho más resistentes a los desastres naturales como huracanes, terremotos y riadas.

A medida que avanza el cambio climático y las personas realizan mayores inversiones en sus viviendas, adquieren más relevancia las ventajas de las viviendas de hormigón armado in-situ.

Las viviendas de hormigón armado son más seguras contra vientos a grandes velocidades como huracanes y tornados. En un huracán, los escombros representan el mayor peligro para las personas y para las viviendas. Tests de laboratorio recientes en el túnel de viento de la Texas Tech University compararon la resistencia al impacto de un muro de hormigón armado y un muro de ladrillo. Sólo los muros de hormigón demostraron tener la resistencia y la masa necesaria para resistir el impacto de los escombros.

Simulando vientos de hasta 400 Km/h. , que es una velocidad incluso superior a la de huracanes y tornados, los muros de hormigón armado reducen la incidencia del impacto de escombros y su daño estructural.

En una serie de tests de resistencia, el hormigón demostró ser cuatro veces más resistente a la máxima fuerza posible del viento y cinco veces más resistente al terremoto de mayor magnitud (CFA), con una resistencia a la compresión considerablemente más fuerte de lo requerido.

Los habitantes de zonas con riesgo de inundaciones, pueden estar más preparados en el caso de viviendas de hormigón armado in-situ que reducen los efectos de una riada a los mínimos.

 
  • Spanish version
  • English version
  • Francés version