VIVIENDAS DE HORMIGÓN ARMADO IN-SITU
 

El hormigón es inflamable. No puede arder más de lo que ardería una piedra. De hecho, el hormigón se compone de cemento (que es un derivado de las piedras), de arena (que es una forma de piedra pequeña) y de árido (piedras). Si se somete al hormigón a temperaturas muy extremas de cientos de grados centígrados por un periodo muy largo de tiempo, se descompondría. Sin embargo, estas temperaturas extremas no se alcanzan en un incendio común.

Además, las paredes de hormigón han demostrado ser más resistentes al paso del fuego de un lado a otro de la pared. Lo cual es especialmente importante en el caso de edificaciones en altura o adosados.

 
resistencia al fuego
  • Spanish version
  • English version
  • Francés version